Un coche a punto es más seguro, ecológico y económico

Mantener el coche a punto

Antes del viaje

Ruta: Ahorrarás tiempo y disgustos planificando el viaje. Consulta la DGT Telf. 900 123 505 o en www.dgt.es para elegir la ruta más segura y con menos tráfico. Si el viaje es largo, divídelo en etapas.
Horario: No intentes batir récords ni superar ninguna media. Disfruta de cada kilómetro con una conducción serena. Evita los días y horas puntas de más calor y, a ser posible, conducir de cara al sol.
Documentación: Permiso de circulación y de conducción, documentación del vehículo, póliza de seguro con su recibo y la Tarjeta I.T.V.

Descanso: Duerme suficiente antes de iniciar el viaje. Para unos 5 minutos cada 2 ó 3 horas. Al menor síntoma de cansancio para el coche fuera de la carretera y hecha una cabezada. 

Equipaje: Colócalo en el maletero sin que quede suelto, evita colocar objetos que te impidan la visibilidad o la libertad de movimiento. Si vas cargado, las reacciones del coche son más lentas e imprevisibles. 

Grupos: No viajes en grupo junto con otros coches, es peligroso y aumenta el estrés. Es mejor acordar puntos de encuentro y parada. 
Niños: Deben ir atrás protegidos en sus sillitas o dispositivos de retención infantil homologados (adecuados a su peso y talla). Algún pequeño juego les hará el viaje más entretenido. 
Móviles: No utilices el teléfono móvil mientras conduces (incluso con el manos libres) distrae peligrosamente la atención de la carretera. 
Alimentación:  Evite comidas copiosas, producen amodorramiento. Suprime el acohol, hidrátate bien con agua y zumos, no abuses del café. Recuerda que algunos medicamentos producen somnolencia. 
Día y noche: Nada como la luz del día para conducir con seguridad. De noche reduce la velocidad, adecuándola al área iluminada por la luz de cruce.